fbpx

Fuente: thebigwinetheory.com

La atadura (amarre) consiste en sujetar los cargadores a los alambres que componen el sistema de conducción de la vid. Se hace para preparar a la planta hacia su desarrollo mientras continúa el ciclo vegetativo, de manera tal que se pueda aprovechar al máximo la optimización del trabajo y la productividad.

Puede hacerse de forma manual o mediante el uso de una herramienta automática que acelera considerablemente el proceso. Ambas maneras son igualmente eficaces, pero es importante saber que se emplean cintas específicas dependiendo de la forma en que se realizará el amarre, es decir, existe una para el amarre manual y otra para usar con la Herramienta Amarra Viñas. Estas cintas son elásticas y no se ciñen fácilmente, evitando el estrangulamiento de la planta al crecer, a diferencia de otros métodos rígidos y más riesgosos de fijación.

También es necesario saber que no siempre se ata de la misma manera, ya que dependiendo del tipo de poda es la forma que fijaremos los cargadores (sarmientos que poseen las yemas) al alambre.

Es importante que seleccionemos aquellos que estén bien cafés desde la base hasta la punta, o sea, lignificados.

Otra precaución que debemos tener a la hora de atar, es que sea entre nudo y nudo para que no aplaste a las yemas.

Confía en la calidad Marienberg:

× ¿Cómo puedo ayudarte?