fbpx

Fuente: Growingproduce.com | Fotos: Bernadine Strik, © Oregon State University

Investigaciones de la Oregon State University (OSU) están ayudando a los productores del estado a producir arándanos con más éxito (el estado lideró por primera vez en volumen de arándanos cosechados en Estados Unidos el año 2018). La Dra. Bernadine Strik y su equipo completaron recientemente un estudio de 10 años sobre las mejores formas de cultivar arándanos orgánicos, la única investigación certificada de arándanos orgánicos hasta el momento.

“Comencé la prueba de investigación porque la industria me lo pidió”, dice Strik. “En ese momento, en 2006, había poca producción orgánica: solo el 2% de la industria. Tuvieron la previsión de ver que podían invertir en investigación y obtener información útil”.

Determinando las Mejores Prácticas

Hace diez años, muchas plantaciones de arándanos se instalaron en terreno plano utilizando aserrín como mulch y fertilizando con una tasa relativamente alta de productos solubles en pescado y, a menudo, con compost rico en nitrógeno. Pero su investigación descubrió nuevas mejores prácticas.

Ella y su equipo llevaron a cabo una investigación en un predio de un acre recientemente establecido en el Centro de Investigación y Extensión de Willamette del Norte de OSU, utilizando “Duke” y “Liberty”, dos cultivares que se desarrollan comúnmente en todo el norte de los EE. UU.

A lo largo del estudio, descubrió que era beneficioso para los productores utilizar camas elevadas, cambiar los productos fertilizantes y reducir las tasas de nitrógeno. También experimentó con diferentes métodos de acolchado, incluida una combinación de abono de sobras de jardín municipal y aserrín, el estándar de la industria de solo aserrín, y tela antimaleza -una cubierta de suelo de polipropileno tejido-.

“Cuando comenzamos este estudio, los productores de los EE. UU. usaban muy poca tela antimaleza porque eleva mucho el costo para establecer un campo en su primer año”, dice Strik.

Enorme Diferencia Económica

La Tela Antimaleza debe reemplazarse cada cinco años aproximadamente, pero incluso así resultó ser la mejor solución en comparación con el costo de controlar las malezas en los orgánicos utilizando la combinación de abono y aserrín. La tela antimaleza es cuatro veces menos costosa, considerando los materiales, la instalación y el reemplazo. La tela antimaleza, además, aumentó el rendimiento acumulado entre un 8% y un 20% en 10 años.

“Esa fue una gran diferencia económica. El costo del control de malezas sería incluso mayor en un clima donde llueve en verano. Pensamos: ¡Vaya, esta es la opción clara para controlar las malas hierbas en los productos orgánicos! Es la razón principal por la que los productores se apresuraron a implementar la tela antimaleza”.


Bernardine Stirk

Debido a la investigación, los productores pasaron de plantar menos del 5% a plantar el 75% de los nuevos campos convencionales y orgánicos con tela antimaleza.

Sin embargo, el uso de telas antimaleza no está exento de desventajas. A los ratones de campo les gusta esconderse bajo la tela para protegerse de depredadores como halcones y búhos, lo que podría dañar las raíces de las plantas. El color negro de la tela antimaleza también eleva la temperatura del suelo con un crecimiento superior más grande, lo que requiere que las parcelas consuman entre un 30% y un 50% más de agua de riego que los tratamientos con aserrín. Este es un problema crítico para los productores con acceso limitado al agua. Las temperaturas más altas también descomponen la materia orgánica en el suelo en el que prosperan los arándanos.

Pero al darse cuenta de que la materia orgánica del suelo también había disminuido con la tela antimaleza en otros estudios de árboles frutales, Strik tuvo la previsión de plantar las hileras de protección en la prueba colocando una capa de aserrín debajo de la tela. Una vez finalizado el estudio, el crecimiento y el rendimiento de estas plantas cubiertas con mulch se veían realmente bien.

Mirando de nuevo las telas antimaleza

Strik buscó financiamiento para una nueva prueba que compara varias opciones de cubierta de mulch de las telas antimalezas en la producción convencional para ver si podía repetir los positivos resultados. En octubre de 2016 comenzó su siguiente ensayo, financiado por la Comisión de Arándanos de Oregón.

Esta vez usó un tercio de acre de solo cultivares ‘Duke’ en lechos fertilizados y regados por goteo manejados convencionalmente. Usó cinco tratamientos para ver cómo el aserrín y el color de la tela antimaleza afectaban el establecimiento de la planta de arándanos y los primeros rendimientos: aserrín como control, tela antimaleza negra, tela antimaleza verde y ambos colores de tela antimaleza, cada uno con aserrín debajo.

En 2018, la segunda temporada de cultivo, las plantas produjeron frutos por primera vez. El rendimiento varió de 1,4 a 1,9 libras por planta, dependiendo de la cobertura de mulch.

“Lo que es realmente interesante es que pudimos repetir los resultados del ensayo orgánico”, dice.

Adición de aserrín

La tela antimaleza negra, por sí sola, condujo a la temperatura más alta del suelo y a los sistemas de raíces más pequeñas, mientras que la tela antimaleza negra con el aserrín debajo produjo plantas con los sistemas de raíces y copas más grandes, y aumentó el rendimiento en un 30%.

La colocación de aserrín debajo de las telas antimaleza de cualquier color también parece ayudar a reducir la presencia de roedores. “Creo que no les gusta que caiga en sus túneles o algo así”, dice Strik.

“El aserrín parece aislar el suelo del calor”, dice Strik. “Espero que a medida que las plantaciones se hacen más grandes, la sombra adicional también afectará la temperatura del suelo”.

Al igual que en la primera prueba, Strik no ha visto ningún efecto negativo de las diferentes cubiertas en la firmeza de la fruta, el contenido de azúcar, el tamaño del berri o la temporada. Continuará estudiando los efectos de las cubiertas sobre la absorción de nutrientes, el crecimiento de las plantas y el rendimiento.

Usando tecnología de drones, se midieron las temperaturas más cálidas de la plantación con tela antimaleza negra. Strik trabajará con su compañero profesor de OSU, Vaughn Walton, para modelar los impactos del color de la tela en la temperatura de la plantación e incluso en la drosophila de alas manchadas (SWD).

“Él ya ha descubierto que tener un campo completo con tela antimaleza negra disminuye la población de SWD porque no les gusta el calor de baja humedad que ocurre con la tela antimaleza en comparación con el aserrín. Además, la tela antimaleza caliente puede matar larvas o pupas“.

Strik dice que su investigación puede aplicarse en todo el país, aunque los resultados pueden ser ligeramente diferentes según la región. Tiene colegas realizando ensayos similares en otras áreas, como Georgia. Pero en términos generales, recomienda firmemente usar telas antimaleza.

“En general, para reducir la necesidad de usar herbicidas convencionales, o para los productores orgánicos, la tela antimaleza es la solución ideal”


Bernardine Stirk

“Pero hay efectos negativos. Para un rendimiento sostenible a largo plazo y la salud del suelo, recomiendo encarecidamente colocar mulch debajo de la tela antimaleza para evitar la descomposición de la materia orgánica y controlar la temperatura, y posiblemente también las plagas”.

Desde que se inició el primer estudio en 2006, la industria de los berries de Oregón y Washington han pasado de proporcionar el 2% de los arándanos orgánicos estadounidenses al 60%.

“Estamos haciendo una investigación que tiene un impacto en la industria, tanto convencional como orgánica”, dice Strik. “Debido a que los productores participaron financieramente en el estudio y ayudaron a desarrollar los tratamientos, tomaron la información y la utilizaron.”

Bernardine Stirk, especialista en cultivos de berries.

Tela Antimaleza o Ground Cover Marienberg

La maleza produce efectos negativos directos en los cultivos, debido a la competencia por agua, nutrientes, luz y espacio que ejerce. Además, tiene impacto en otros organismos al liberar sustancias tóxicas al medio ambiente (alelopatía).

Características generales

Tejido de polipropileno estabilizado con UV, diseñado para evitar el crecimiento y propagación de malezas en los cultivos por ausencia de luz. Dada su microporosidad y peso, permite un buen intercambio de aire y agua entre el suelo y el ambiente. Nuestra tela posee refuerzos laterales sellados con ultrasonido para preservar la integridad del entramado y líneas que sirven como guía para la instalación del sistema de riego, el cual puede ir sobre o bajo la tela sin interferir en el crecimiento natural del cultivo.

Principales usos

Tela usada en plantaciones de arándanos, viñas de producción orgánica, producción de flores de corte y como cobertor de suelos en viveros e invernaderos.

Ventajas

▸ Evita que aumente excesivamente la temperatura a nivel radicular, favoreciendo la absorción de agua y minerales.

▸ Disminuye considerablemente el uso de herbicidas, logrando cultivos más sanos y reduciendo costos al productor.

▸ Fácil instalación y larga duración.

Ejemplos de instalación

👉 Conoce y pide tu Tela Antimalezas Marienberg en línea AQUÍ.

¡Y no olvides las grapas necesarias para su instalación!

👉 En caja de 100 unidades

👉 En caja de 500 unidades

× ¿Cómo puedo ayudarte?